viernes, 2 de noviembre de 2018

Mella y la Universidad Popular José Martí

Con el propósito de abrir las aulas de la Educación Superior a las capas más humildes de la población, fundamentalmente, el sector obrero, el 3 de noviembre de 1923 abrió sus puertas la Universidad Popular José Martí, creada por Julio Antonio Mella, líder estudiantil y fundador de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU).

Utilizando las aulas de la Universidad de La Habana y particularmente su Aula Magna, la matrícula inicial de la Universidad Popular José Martí fue casi de 500 alumnos, quienes además de recibir clases de matemáticas, biología e historia entre otras, como parte de su instrucción, también se les ofrecían otras materias relacionadas con la Historia del Movimiento Obrero y leyes sindicales para ocupar su papel de vanguardia en la sociedad.

Fue significativo asimismo, que los profesores de la Universidad Popular José Martí, fueran estudiantes eminentes de la Universidad habanera, e intelectuales progresistas como lo fueron el poeta Rubén Martínez Villena y Juan Marinello, entre otros.

Después de marchar Julio Antonio Mella al exilio en 1926, resultó muy difícil mantener la Universidad Popular en el recinto del Alma Mater habanera, por lo que cambió de sede en varias ocasiones, hasta que en 1927 el tirano Gerardo Machado ordenó su clausura, al igual que en enero de 1929 envió a sus esbirros a Ciudad México para asesinar a Julio Antonio Mella, convertido ya en un destacado líder comunista.

No fue hasta después del triunfo de la Revolución en 1959 en que la Educación Superior Cubana se convirtió en verdaderamente popular, pues desde entonces las universidades cubanas abrieron sus puertas gratuitamente a todo el que lo deseaba, con el único requisito de poseer la capacidad necesaria para este tipo de enseñanza.

Cuba cuenta hoy con muchas universidades y centros universitarios municipales en todo el país; además de que el país ha logrado ya desde 1959 hasta nuestros días, más de un millón 200 mil graduados universitarios puestos en función del desarrollo de la nación, tal y como lo soñó hace 95 años, Julio Antonio Mella, al crear el 3 de noviembre de 1923 la Universidad Popular José Martí.

jueves, 25 de octubre de 2018

En Pino de Baire entró Máximo Gómez en nuestra historia


Más que un gesto heroico el alzamiento de Carlos Manuel de Céspedes el 10 de octubre de 1868 constituyó una osada proeza, pues ninguno de los que allí se encontraban tenían conocimiento militar alguno, a no ser aquellos que como el propio Céspedes practicaban la esgrima como deporte.

En esas circunstancias, era casi imposible enfrentar a un ejército bien preparado y organizado como lo era el español y de ahí que tan sólo unas horas después los alzados fueran derrotados casi totalmente, cuando arrestadamente decidieron tomar el poblado de Yara.

Sin embargo, Céspedes se apoyó en algunos dominicanos ex-militares que le habían ofrecido su concurso y pronto logró recuperar su fuerza, al extremo que el 20 de octubre ya las tropas insurrectas entraban victoriosas en Bayamo y lo convertían en el primer territorio libre en la isla.

Entre esos dominicanos que habían servido al ejército de su país se encontraba Máximo Gómez Báez, por entonces un joven que se dedicaba a negocios de madera y residía en la localidad de El Dátil, próxima a la ciudad de Bayamo.

Cuenta que cuando los patriotas fueron a ver a Gómez para solicitar su colaboración en la lucha este exclamó: “voy a ayudar a hacer patria a este pueblo”, y así fue asignado a las tropas de Donato Mármol, en la zona de Jiguaní y ascendido a Mayor General por el mismo Carlos Manuel de Céspedes.

El 24 de octubre de 1868 había partido de Santiago de Cuba una columna española de 400 hombres, al mando del General Demetrio Quiroz, con el intento de recuperar Bayamo, pero Máximo Gómez recibió la orden de impedir ese propósito y emboscó unos 40 jinetes a un kilómetro de Baire, en el lugar conocido por Tienda del Pipe,  en Pino de Baire, para allí esperar a los colonialistas.

Cerca del mediodía del 26 de octubre cuando la vanguardia española se encontraba dentro del área de la emboscada, Gómez saltó al camino y ordenó cargar ¡Al Machete! … Y el enemigo aterrado por la sorpresa y los efectos devastadores de esa arma, huyó despavorido, dejando sobre el campo de batalla cerca de 200 bajas y los que salieron ilesos se retiraron a toda prisa hacia Baire.

martes, 23 de octubre de 2018

a 56 años del bloqueo naval a Cuba

El 24 de octubre de 1962, hace hoy 56 años, se produjo uno de los momentos más tensos de la Crisis de Octubre, cuando a las 10 de la mañana hora de Cuba entró en vigor la Proclama Presidencial 35-04, firmada el día antes por John F Kennedy, decretando el bloqueo naval contra toda la periferia del archipiélago cubano.

En el bloqueo participaron 183 buques de diferentes tipos de la armada de Estados Unidos, incluyendo seis portaviones. Esas naves tenían la misión de interceptar todos los buques que se dirigían a Cuba, a una distancia de 500 millas de las costas de la isla,  para comprobar si cargaban una serie de materiales prohibidos por el Ministerio de Defensa norteamericano, entre ellos cohetes tierra-aire o aire-tierra, misiles dirigidos, cabezas nucleares para cualquiera de esas armas y equipos mecánicos o electrónicos para el apoyo o funcionamiento de las mismas.

Con este bloqueo naval el gobierno de Estados Unidos ignoraba la Convención de Ginebra sobre el mar abierto, de 1958, suscrita también por ese país, en la que se señala: “Un barco de guerra que se encuentre con un buque mercante extranjero en mar abierto no tiene derecho a someterlo a una inspección”

Sin embargo, Estados Unidos alegó que al aprobar la Organización de Estados Americanos, OEA, en una reunión extraordinaria el día anterior, una resolución de apoyo al bloqueo, le dio legalidad al mismo pues ya eran 20 los países aliados que se unieron para proteger legalmente su posición. Esa resolución se aprobó por 19 votos a favor, ninguno en contra, la abstención de Uruguay, mientras que Méjico, Brasil, Chile y Bolivia no votaron en espera de instrucciones de sus gobiernos.

Ese propio día 24 de octubre, temprano en la mañana el Secretario de Defensa norteamericano, Robert Mc Namara, le indicó al Jefe de la Armada a cargo del bloqueo almirante Anderson: “que no se hiciera un solo disparo (…) ni se aplicara ningún tipo de medida de fuerza sin su permiso expreso, y que este no se daría sin consultarlo con el Presidente.

Asimismo, a las 10 de la mañana del 24, se reunió el Comité Ejecutivo del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos con la participación del Presidente Kennedy, y en poco después del inicio de la sesión recibió un informe de que dos barcos soviéticos, el Gagarin y el Komiles se encontraban al borde de la barrera de las 500 millas establecidas por el bloqueo y que un submarino soviético había tomado posición entre ambos buques. ¿Qué hacer? ¿Se le disparaba para advertirles? ¿Y si el submarino respondía?

SFue aquel un momento extremadamente tenso, pues podría convertirse en el principio del holocausto. Cuentan que el Presidente Kennedy mostró una profunda preocupación pues correspondía a él tomar la decisión que pudiera desencadenar la guerra nuclear. Afortunadamente, el mandatario fue informado minutos después que los buques habían dado vuelta y tomado rumbo a la Unión Soviética.

miércoles, 10 de octubre de 2018

Yara, el primer combate de Céspedes


Después que Carlos Manuel de Céspedes se pronunció contra España en el ingenio La Demajagua, el iniciador de la Revolución consideró oportuno pasar a la acción y reunió a su bisoña tropa, con solo 37 armas, para atacar y tomar el poblado de Yara, un caserío de apenas 600 habitantes defendido por una pequeña guarnición.

Al oscurecer del 11 de octubre los revolucionarios llegaron al poblado aprestándose a entrar victoriosos en el lugar bajo los gritos de ¡Viva Cuba Libre!, sin conocer que una columna española de refuerzo había llegado a Yara procedente de Bayamo, emboscándose en la iglesia y en los portales de la plaza pública en espera de los confiados insurgentes.

Así, al entrar en el pueblo la bisoña tropa de Céspedes fue recibida con cerradas descargas de fusilería, casi a boca de jarro, obligando a los rebeldes a dispersarse en todas las direcciones dada a aplastante superioridad numérica del enemigo, teniendo Carlos Manuel que ordenar la retirada.

Sin embargo, en medio de la dispersión y la confusión creada durante el ataque al poblado de Yara, el desaliento hizo que uno de los que acompañaban a Céspedes gritara: “Todo está perdido”, a lo que el líder revolucionario alzando su voz impetuosa le respondió: “Quedamos 12 hombres, bastan para hacer la independencia de Cuba”.

Ante ese primer revés, la firmeza de principios de Céspedes se impuso y a partir de ese momento se dedicó a reorganizar sus fuerzas dispersas y al amanecer del día 12 de octubre de 1868, en el lugar conocido por Sabana Cabagán se le unió un valioso refuerzo de 300 hombres al mando del dominicano Luis Marcano, quien poseía conocimientos militares.

En los días sucesivos el grupo de insurgentes se convierte en una numerosa columna que se colocó de nuevo a la ofensiva cuyas pretensiones eran el ataque y toma de Bayamo, una de las poblaciones más importantes del Oriente cubano desde donde se domina todo el valle del Cauto.

Señala el periodista Armando Fernández Martí, que Bayamo fue conquistada días después. La primera derrota de los insurgentes en Yara devino entonces en el motor impulsor para que la Revolución cubana comenzara a transitar por caminos de victoria.
                             

jueves, 4 de octubre de 2018

Antonio Maceo: Combate Ceja del Negro

Una de las más importantes y sangrientas batallas de la Segunda Guerra de Independencia de Cuba, se libró el 4 de octubre de 1896, hace hoy 122 años en el lugar conocido por Ceja del Negro, provincia de Pinar del Río, donde las huestes mambisas demostraron su pujanza, bravura y heroísmo bajo las órdenes del Titán de Bronce, Antonio Maceo Grajales.

Ceja del Negro era un macizo elevado cubierto de Pinos y Encinas que estaban situados entre Viñales y la ciudad de Pinar del Río, donde topas españolas habían establecido un campamento bien defendido como parte del empeño de los peninsulares de capturar a Maceo que operaba en esta comarca.

Tres fuertes columnas enemigas se habían fortificado en esa zona de Viñales a Pinar del Río y cometían sus desmanes con la población de la región, sometida ya a las crueldades de la reconcentración ordenada por el Gobernador General de la isla Valeriano Weyler para impedir el apoyo a las huestes insurrectas.

Los primeros tiros de esta batalla comenzaron sobre las ocho de la mañana con el ataque mambí al fuerte de Guao, controlado por los españoles y bien defendido, por lo que las tropas cubanas tuvieron que luchar duramente para apoderarse del lugar.

A partir de ese momento, los combates se fueron generalizando y llegó un momento, incluso en que el Titán de Bronce se vio casi acorralado por los españoles, por lo que decidió marchar sobre Ceja del Negro donde se desarrollaría la acción más importante y sangrienta.

El empuje de los hombres de Maceo, después de varias horas de incesante combate hizo que las tropas peninsulares huyeran precipitadamente desde todos los puestos hasta la ciudad de Pinar del Río, donde los españoles se refugiaron incluso, con el temor de que el General Antonio los atacara y tomara esa importante localidad, capital del Occidente cubano.

En el campo de batalla de Ceja del Negro los españoles perdieron 500 hombres entre muertos y heridos. Los cubanos tuvieron 42 muertos y 185 heridos. Además se capturaron importantes cantidades de armas, municiones vituallas y alimentos.

Ceja del Negro fue una importante victoria para las armas cubanas y esta batalla demostró una vez más la extraordinaria capacidad, pericia, tenacidad y vigor del Lugarteniente General del Ejército Libertador, Antonio Maceo Grajales.

miércoles, 18 de julio de 2018

Día Internacional de Nelson Mandela

Este 18 de julio marca el aniversario de los 100 años del nacimiento de Nelson Mandela, el gran amigo de los cubanos y del Comandante en Jefe Fidel Castro. La fecha es un escenario excelente para reflexionar sobre su vida y legado, y seguir sus pasos para “hacer del mundo un lugar mejor”

A propuesta de la Unión Africana, la Asamblea General de Naciones Unidas, aprobó que a partir de este 2010, cada 18 de julio se celebre el Día Internacional de Nelson Mandela en justo reconocimiento a este hombre que dedicó gran parte de su vida a luchar por la liberación y la unidad de África y por su contribución a desterrar para siempre de la faz de la tierra el odioso régimen racista del apartheid que durante décadas se instaló por la fuerza en Sudáfrica.

Por esas luchas Mandela fue encerrado 27 años en cárceles sudafricanas en la más precarias condiciones, sometiéndolo a las más crueles torturas síquicas y mentales y obligándolo a trabajar forzadamente de sol a sol en una cantera de sal, no permitiéndole visitas ni
correspondencia, sino cada seis meses, pero ni así lograron quebrantar su espíritu de lucha ni que la abandonara a cambio de su libertad, convirtiéndose ante los ojos del mundo en un símbolo de resistencia indoblegable, ofreciéndole así a la humanidad un brillante legado histórico de resistencia.

Desde la propia cárcel Mandela continuó dirigiendo la lucha de su pueblo al frente del Congreso Nacional Africano, del cual fue su fundador, su actitud lo hizo más grande ante los pueblos del mundo, su prestigio creció ilimitadamente a pesar de los intentos de sus enemigos por callar a este hombre que lejos de amilanarse tenía cada día más fe en la victoria porque como él mismo expresara en no pocas ocasiones: ”No importan los sacrificios cuando se lucha por principios sagrados”

Desde la prisión Nelson Mandela supo del internacionalismo de los cubanos en Angola y otros países de África y se regocijó con la victoria de Cuito Cuanavale, a la cual calificó como “el viraje de la lucha de liberación del Continente Africano contra el flagelo del apartheid”. En 1990 fue puesto en libertad y en 1994 se convirtió en el primer presidente electo de su país desde donde lideró el proceso de reconciliación nacional que puso fin para siempre al régimen racista.

Al proclamar el 18 de julio como Día Internacional de Nelson Mandela, la Asamblea General de la ONU reconoció su dedicación al servicio de la humanidad, su aporte a la solución de conflictos, la promoción y protección de los derechos humanos, la reconciliación, la igualdad entre los géneros, los derechos de los niños y otros grupos vulnerables, que siguen siendo hoy los principios de paz y justicia social.
 
Después de sufrir una prolongada infección respiratoria, Nelson Mandela murió el 5 de diciembre de 2013 a la edad de 95 años en su hogar de Houghton, Johannesburgo, rodeado de su familia.

lunes, 2 de julio de 2018

Aprueban arrendamiento de la Base Naval en Caimanera


A tenor de lo dispuesto en el Artículo Séptimo de la Enmienda Platt, el 16 de febrero de 1903, el primer presidente de la República de Cuba, Tomás Estrada Palma, firmó el Convenio de Arrendamiento de las Bases Navales de Guantánamo y Bahía Honda a Estados Unidos, el cual fue sancionado el día 23 del mismo mes y año por el entonces presidente norteamericano Theodore Roosevelt.

El 28 de mayo de 1903 comenzaron los trabajos de medición para establecer los linderos de la estación naval de Guantánamo, que actualmente tiene 117,6 kilómetros cuadrados, de los cuales 49,4 son de tierra firme; 38,5 de mar y 29,4 de pantanos.

Sin embargo, no fue hasta el 2 de julio de 1903, hace hoy 115 años, que se aprobó el Reglamento para el arrendamiento de las estaciones navales y carboneras de Guantánamo y Bahía Honda, aunque en 1912 Estados Unidos hizo dejación de esta última a cambio de ampliar la de Caimanera a los límites expresados anteriormente.

El Artículo UNO de ese Reglamento establecía que Estados Unidos pagaría a la República de Cuba la suma anual de 2000 en moneda de oro norteamericana, durante el tiempo que estas ocuparen y usaren dichas áreas del territorio cubano en virtud del Convenio de Arrendamiento.

En la República Neocolonial el pago del arriendo de la Base de Guantánamo era de TRES MIL 386 dólares, cifra que en 1973 se elevó a 4 085 dólares, cantidad que anualmente Estados Unidos dirige por vía diplomática al tesorero general de la República, un cargo inexistente hoy en la estructura de gobierno cubano, que desde 1960 no acepta dicho pago.

Este convenio que reglamenta el arrendamiento firmado en La Habana el 2 de julio de 1903 por representantes de Cuba y Estados Unidos, fue aprobado por el Senado cubano el 16 de julio de ese año y por el presidente norteamericano el 6 de octubre, publicándose en la Gaceta Oficial de la República el día 12.

El traspaso del territorio de la estación naval de Guantánamo a Estados Unidos se realizó oficialmente el 10 de diciembre de 1903, en una ceremonia donde la isla fue representada por el jefe de obras públicas de Santiago de Cuba, único cubano que estuvo presente en ese acto de entreguismo de parte de nuestra soberanía y que hoy constituye uno de los obstáculos a salvar para la normalización de las relaciones entre los dos países.