martes, 29 de noviembre de 2016

Fidel Castro vive en nosotros

Por Armando Fernández Martí

Santiago de Cuba, 29 nov.— “Es gran gozo vivir entre hombres en la hora de su grandeza”, dijo José Martí, y ese pensamiento se reafirma desde la noche del pasado 25 de noviembre de 2016, cuando se informó al pueblo de Cuba el fallecimiento del líder histórico de la Revolución, Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Para los cubanos ese fue un momento triste y difícil, aunque inevitable. Desde entonces hemos visto y escuchado a través de la radio y la televisión a cubanos de distintas generaciones hablar de Fidel, expresar el sentimiento que lo  embarga por su deceso y sobre todo, reafirmar que su ejemplo y sus ideas seguirán vivas y nos acompañarán en los tiempos por venir de la patria sean cuales sean.

Esa forma de ver y sentir a nuestro Comandante en Jefe no es fanatismo ni pasión por el hombre, es el resultado de las enseñanzas de las ideas que él sembró hace 63 años, aquel glorioso amanecer del 26 de julio de 1953, cuando con un grupo de jóvenes intentó tomar el cielo por asalto para cambiar los destinos de Cuba y darle a este pueblo lo que Martí anheló: una patria con todos y para el bien de todos.

Esas ideas martianas, aunque no triunfaron aquel 26 de julio no murieron sino que fructificaron en otros empeños como los del Granma y la Sierra Maestra, y aun después del triunfo, como en la lucha contra bandidos, en Playa Girón, en la Crisis de Octubre, en las misiones internacionalistas de Angola, Etiopía y otras naciones africanas, o en aquellos como nuestros cinco héroes que lucharon y defendieron la revolución en las mismas entrañas del monstruo imperial.

Cada uno de esos hechos y de esos hombres tuvieron su generación, cada una de esas generaciones tuvieron el altísimo privilegio de compartir su tiempo con Fidel para hacer realidad sus sueños de justicia social, no solo para Cuba sino también para cualquier país del mundo donde fuese necesario un aliento o tender la mano amiga y solidaria de nuestra revolución.

Esa es la razón por la cual todos sentimos la muerte de Fidel, el niño, el adolescente, el joven, el adulto, el anciano, hombre o mujer, de cualquier edad, de cualquier militancia política, de cualquier religión y a todos los hemos visto hoy inclinar su frente junto a la imagen del Comandante invicto en señal de respeto, de cariño y de admiración, por lo mucho que él hizo por la patria y por la humanidad, y por lo mucho que todavía hará con el valor de sus ideas.

Eso nos trae al recuerdo, otro concepto de nuestro José Martí donde expresa: “Quien en sí condensa un pueblo es digno de figurar a su cabeza”, y Fidel siempre lo estará porque él nos dio patria, libertad y dignidad por lo que tanto lucharon otros casi un siglo y medio.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Ofensiva Ejército Rebelde: Operación Flor Crombet

Como parte de la Ofensiva General del Ejército Rebelde contra la dictadura batistiana ordenada por el Comandante en Jefe Fidel Castro a todos sus mandos en el país, el 23 de noviembre de 1958, hace hoy 58 años, se inició en los 12 mil kilómetros cuadrados que abarcaba entonces el Segundo Frente Oriental Frank País García, la Operación Flor Crombet, dirigida por el Comandante Raúl Castro Ruz.

En el territorio de ese Frente en esos momentos operaban seis columnas rebeldes: la número 6 Juan Manuel Amejeiras, la 19 José Tey, la 17 Abel Santamaría, la 18 Antonio López Fernández, la 20 Gustavo Fraga y la número 16 Enrique Hart. Existían además, varios grupos móviles de choque y la Fuerza Aérea Rebelde, que contaba con una docena de aviones.

La Operación Flor Crombet formaba parte de la Batalla de Oriente, que por entonces era la provincia más extensa del país y donde el régimen dictatorial contaba con unos 17 mil soldados y oficiales dotados de los más modernos medios de guerra, teniendo en cuenta que éste era el principal escenario de la Campaña de Liberación Nacional, que llevaba a cabo el Movimiento Revolucionario encabezado por el Ejército Rebelde y el 26 de Julio.

Mediante la Operación Flor Crombet las tropas rebeldes del Segundo Frente tenían la misión de atacar y cercar en sus cuarteles a los soldados del régimen en los poblados de Mayarí, Cueto, Sagua de Tánamo, San Luís, Songo y La Maya, mientras serían hostigadas las fuerzas enemigas que defendían Cayo Mambí, Río Frío, Dos Palmas y Guantánamo, entre otras.

A partir del 23 de noviembre de 1958, con el avance de las diferentes columnas rebeldes y grupos guerrilleros que operaban en el Segundo Frente, se ponía de manifiesto la organización y combatividad que había alcanzado el Ejército Rebelde en este territorio oriental, pues en los días sucesivos irían cayendo en su poder poblaciones tan importantes de la provincia como Songo, liberada el 27 de noviembre, La Maya el 7 de diciembre y San Luís el 9 de ese mes.

sábado, 19 de noviembre de 2016

Día Nacional de la Defensa



Como colofón del Ejercicio Estratégico Bastión DOS MIL DIECISÉIS, hoy sábado y mañana domingo corresponde celebrar los Días Nacionales de la Defensa, elementos esenciales en la preparación del país para materializar la doctrina de la guerra de todo el pueblo,  de acuerdo a lo que establece la Constitución Cubana, de que la defensa de la patria es el más grande honor y deber supremo de cada cubano.

Como o ha expresado el líder histórico de la Revolución, Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz: “la defensa no solo se desarrolla para enfrentar una agresión, se desarrolla también para evitar una agresión, y no se prueba solo en la guerra, sino en la paz, y preservar la paz es siempre una victoria”

Durante estos dos días de la defensa se realizarán maniobras y ejercicios tácticos de diferentes tipos, con la participación de Unidades de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, tanto regulares como de la reserva, así como del Ministerio del Interior y otros componentes del sistema defensivo territorial, que incluyen movimientos de tropa y de materiales de guerra, vuelo de la aviación y explosiones en los casos donde se requiera.

Prácticamente, desde el mismo triunfo revolucionario en MIL 959, Cuba se ha visto amenazada militarmente por el imperialismo norteamericano, que nunca ha dejado en su empeño de derrocar a la Revolución, como  lo hizo en abril de MIL 961 por Playa Girón, pero que siempre se ha encontrado con la voluntad de nuestro pueblo de defender sus conquistas a toda costa y costo.

Para que estemos aquí hoy, 57 años después del triunfo, es la principal muestra de que un pueblo preparado para repeler cualquier agresión, resultará invencible en la guerra, porque con la voluntad y el sudor de cientos de miles de hombres y mujeres de todos los sectores de la nación hemos logrado la invulnerabilidad militar, que descansa sobre la doctrina de la guerra de todo el pueblo.

Para los santiagueros estos días de la defensa de hoy sábado y mañana domingo tienen una especial motivación porque se lleva a cabo enmarcados en la conmemoración del aniversario 60 del Levantamiento Armado de la Ciudad el 30 de noviembre de MIL 956, en apoyo al desembarco de los expedicionarios del Granma, efemérides estas que caminan cogidas de las manos en nuestra historia.

Señala el periodista Armando Fernández Martí, que con la asistencia hoy sábado y mañana domingo a los días nacionales de la defensa estaremos honrando a los mártires y héroes de 30 de noviembre y de la expedición del Granma, pero además, estaremos cumpliendo con lo expresado por el General de Ejército Raúl Castro Ruz: “Todo el colosal esfuerzo que estamos llevando a cabo en la esfera de la defensa tiene un objetivo supremo: evitar la guerra, que para nosotros equivale a ganarla”.

viernes, 11 de noviembre de 2016

Aniversario 42 de a indepndencia de Angola



La República Popular de Angola festeja hoy el aniversario 41 de su independencia proclamada el 11 de noviembre de 1975, después que tropas de internacionalistas cubanos y del MPLA derrotaron a los ejércitos de Sudáfrica y Zaire así como mercenarios traidores a ese pueblo, que en contubernio con Estados Unidos pretendieron impedir la soberanía de esa nación africana.

En enero de 1975 Portugal, mediante el Acuerdo de Albor, pactó con ceder la independencia de Angola, negociando a misma con el Movimiento Popular para la liberación de Angola, encabezado por Agostinho Neto, el  Frente Nacional de liberación de Angola dirigido por Holden Roberto y la Unión Nacional para la Integración Total de Angola, bajo el mando de Jonah Savinbi, los cuales compartirían un gobierno de tránsito hasta la proclamación de la independencia.

Sin embargo, tanto el FNLA como la UNITA aliados con los gobiernos de Sudáfrica y Zaire, en octubre de 1975, invadieron el territorio angolano por el sur y por el norte con el objetivo de llagar hasta Luanda, la capital, antes del 11 de noviembre e impedir así que se proclamara la independencia, y sobre todo, que asumiera el poder el Movimiento Popular para la Liberación de Angola encabezado por el Doctor Agostinho Neto.

Ante tal situación, y de conformidad con el Artículo 51 de la carta de la ONU, Neto solicitó ayuda al Gobierno de Cuba, que ya para entonces tenía en ese país unos 800 instructores para conformar el ejército de esa nación africana, y que se vieron precisados a combatir junto a los soldados del MPLA para impedir el avance de Sudáfrica, Zaire y sus aliados hacia Luanda.

Cuba respondió de inmediato a la solicitud del Presidente angolano y el 5 de noviembre de MIL 975 dio inicio a la Operación Carlota con el traslado hacia ese hermano país de tropas especiales del MININT y de las FAR por vía aérea e integrándose inmediatamente a la campaña contra los invasores haciéndolos  retroceder hasta el límite de sus fronteras por el norte y por el sur con Sudáfrica y Zaire con un gran costo en bajas para las fuerzas invasoras y mercenarias.

De esa forma, el 11 de noviembre de 1975 Angola se convirtió en una República Popular e independiente, que tuvo que continuar luchando durante muchos años más con el apoyo de los internacionalistas cubanos para preservar su soberanía e iniciar una nueva era de transformaciones para ese pueblo, que a pesar de poseer cuantiosos recursos naturales vivía en la pobreza.

No fue hasta el 23 de marzo de 1986 que la derrota de Sudáfrica en Cuito Cuanavale obligó al gobierno racista de ese país a sentarse en la mesa de negociaciones para afianzar la integridad territorial de Angola, conceder la independencia de Namibia y contribuir a la liberación de Nelson Mandela, que posteriormente se convertiría en el primer Presidente negro de la nación Sudafricana.

Angola sigue siendo hoy un país independiente y los cubanos nos sentimos orgullosos de que así sea, porque por más de 15 años pasaron por esa nación cerca de 400 MIL internacionalistas y más de DOS MIL  de ellos entregaron su sangre por ese loable empeño de libertad para el pueblo angolano.

lunes, 24 de octubre de 2016

Hace 54 años: Bloqueo naval a Cuba

El 24 de octubre de  1962, hace hoy 54 años, se produjo uno de los momentos más tensos de la Crisis de Octubre, cuando a las 10 de la mañana hora de Cuba entró en vigor la Proclama Presidencial 35-04, firmada el día antes por John F Kennedy, decretando el bloqueo naval contra toda la periferia del archipiélago cubano.

En el bloqueo participaron 183 buques de diferentes tipos de la armada de Estados Unidos, incluyendo seis portaviones. Esas naves tenían la misión de interceptar todos los buques que se dirigían a Cuba, a una distancia de 500 millas de las costas de la isla,  para comprobar si cargaban una serie de materiales prohibidos por el Ministerio de Defensa norteamericano, entre ellos cohetes tierra-aire o aire-tierra, misiles dirigidos, cabezas nucleares para cualquiera de esas armas y equipos mecánicos o electrónicos para el apoyo o funcionamiento de las mismas.

Con este bloqueo naval el gobierno de Estados Unidos ignoraba la Convención de Ginebra sobre el mar abierto, de MIL 958, suscrita también por ese país, en la que se señala: “Un barco de guerra que se encuentre con un buque mercante extranjero en mar abierto no tiene derecho a someterlo a una inspección”

Sin embargo, Estados Unidos alegó que al aprobar la Organización de Estados Americanos, OEA, en una reunión extraordinaria el día anterior, una resolución de apoyo al bloqueo, le dio legalidad al mismo pues ya eran 20 los países aliados que se unieron para proteger legalmente su posición. Esa resolución se aprobó por 19 votos a favor, ninguno en contra, la abstención de Uruguay, mientras que Méjico, Brasil, Chile y Bolivia no votaron en espera de instrucciones de sus gobiernos.

Ese propio día 24 de octubre, temprano en la mañana el Secretario de Defensa norteamericano, Robert Mc Namara, le indicó al Jefe de la Armada a cargo del bloqueo almirante Anderson: “que no se hiciera un solo disparo (…) ni se aplicara ningún tipo de medido de fuerza sin su permiso expreso, y que este no se daría sin consultarlo con el Presidente.

Asimismo, a las 10 de la mañana del 24, se reunió el Comité Ejecutivo del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos con la participación del Presidente Kennedy, y en poco después del inicio de la sesión recibió un informe de que dos barcos soviéticos, el Gagarin y el Komiles se encontraban al borde de la barrera de las 500 millas establecidas por el bloqueo y que un submarino soviético había tomado posición entre ambos buques. ¿Qué hacer? ¿Se le disparaba para advertirles? ¿Y si el submarino respondía?

Fue aquel un momento extremadamente tenso, pues podría convertirse en el principio del holocausto. Cuentan que el Presidente Kennedy mostró una profunda preocupación pues correspondía a él tomar la decisión que pudiera desencadenar la guerra nuclear. Afortunadamente, el mandatario fue informado minutos después que los buques habían dado vuelta y tomado rumbo a la Unión Soviética.

sábado, 8 de octubre de 2016

Che en Bolivia: Recuento de una epopeya

Se cumplen hoy 49 años de aquel 8 de octubre de 1967, cuando en la Quebrada del Yuro, próxima al poblado de La Higuera, en la región de Valle Grande, en Bolivia, el Destacamento Guerrillero Internacionalista comandado por el Che Guevara e integrado en ese momento por 18 hombres,
libró el penúltimo combate de la nueva epopeya de liberación latinoamericana. El último enfrentamiento de este grupo con el ejército boliviano se produjo cuatro días después, el 12 de octubre, en el lugar conocido por playa del Río Grande, cuando los guerrilleros que burlaron el cerco en el Yuro, se alejaban de la zona.

Aunque ya desde mediados de 1966 algunos cubanos y bolivianos trabajaron tenazmente preparando las condiciones materiales y de terreno para el establecimiento del Destacamento Guerrillero en la zona de Ñancahuazú, no fue hasta el 7 de noviembre de 1966 que el Comandante Guevara arribó a este lugar, para dar comienzo a esta nueva gesta por la libertad en América Latina.

En esta gesta boliviana el Comandante Guevara se hizo acompañar por un selecto grupo de 16 internacionalistas cubanos, de probada valentía y capacidad combativa, quienes durante varios meses recibieron un adecuado entrenamiento en la finca San Andrés, de Pinar del Río, donde establecieron su base en esta etapa preparatoria.

Los hombres escogidos por el Che para esta misión fueron: Comandante Juan Vitalio Acuña (Vilo); Comandante Antonio Sánchez Díaz (Pinares); Comandante Gustavo Machín Hoad de Beche; Comandante Alberto Fernández Montes de Oca; Capitán Jesús Suárez Gayol (El Rubio); Capitán Eliseo Reyes (San Luis); Capitán Orlando Pantoja (Olo); Capitán Manuel Hernández Osorio; el médico Octavio de la Concepción y de la Pedraja; así como Leonardo Tamayo, Harry Villegas, Daniel Alarcón Ramírez, Carlos Coello, Israel Reyes y los hermanos José María Martínez Tamayo René Martínez Tamayo.

Durante los primeros cuatro meses de permanencia en Bolivia el Destacamento integrado además por otros combatientes bolivianos y peruanos, se dedicó a la preparación física y la adaptación de los hombres a las nuevas condiciones de vida en la guerrilla, en un escenario inhóspito, tanto por las irregularidades de la geografía como por el clima.

El primer combate victorioso del Destacamento del Che en Bolivia se libró el 23 de marzo de 1967, es decir 136 días después del asentamiento del grupo en ese país suramericano, en una emboscada tendida por la guerrilla a efectivos del ejército en la que participaron 8 hombres dirigidos por Rolando, el Capitán San Luis, causándoles al enemigo 7 muertos y 18 prisioneros, entre ellos 4 heridos, además de capturarle numerosas e importantes armas, entre ellas 3 morteros de 60 milímetros.

El primer cubano caído en Bolivia fue Jesús Suárez Gayol (El Rubio) en un combate que se produjo el 10 de abril de 1967. El último cubano que perdió la vida en esta gesta fue el médico Octavio de la Concepción y de la Pedraja (Moro), en un enfrentamiento que se produjo 4 días después del combate de la Quebrada del Yuro, en la playa del Río Grande, cuando un grupo de sobrevivientes de la guerrilla se alejaba de la zona, donde fue hecho prisionero el Che para proseguir la lucha.

Durante la gesta internacionalista en Bolivia en total murieron 36 combatientes revolucionarios, de los cuales 14 fueron cubanos, 18 bolivianos, 3 peruanos y la argentino-alemana Tamara Bunker (Tania la Guerrillera), única mujer que integró el destacamento.

Los únicos cubanos que sobrevivieron a esta gesta fueron: el hoy General de Brigada Harry Villegas Tamayo (Pombo); el Teniente Coronel de las FAR Leonardo Tamayo Núñez (Urbano y Daniel Alarcón Ramírez, actualmente traidor a la Revolución.

Los restos del Comandante Ernesto Che Guevara y de todos los cubanos, excepto el de Jesús Suárez Gayol, aún sin encontrar, descansan en el Memorial Che Guevara en  la ciudad de Santa Clara, donde también han sido inhumados los restos de otros combatientes bolivianos y peruanos de la guerrilla, por decisión de sus familiares.

A este lugar acuden cada día centenares de hombres, mujeres, jóvenes y niños cubanos para rendir homenaje al Guerrillero Heroico y su valiente Destacamento Internacionalista, además de que anualmente el Memorial es visitado por miles de turistas y personas, en su mayoría jóvenes, que llegan de todas partes del mundo para hacerle patente al Che y sus hombres el respeto que merecen y recordarles que la epopeya boliviana llegó a muchos oídos receptivos, que hoy luchan por un mundo mejor y que su ejemplo se extiende infinitamente en el tiempo.