jueves, 2 de noviembre de 2017

Cuba votación en la ONU



Solo contra el mundo. Así podría llamarse lo ocurrido a mediodía de ayer en la Asamblea General de las Naciones Unidas, cuando 191 países de los 193 que tiene la Organización, votaron a favor de la eliminación del bloqueo contra Cuba por parte de Estados Unidos, y solo éste e Israel se pronunciaron en contra.

Al margen de esa votación, que es ya histórica, y de las consecuencias de esa política genocida de Estados Unidos hacia Cuba, porque todos los que vivimos en esta pequeña isla caribeña de una u otra forma sufrimos sus consecuencias, el mayor orgullo que sentimos es el de ser cubanos, hijos de José Martí y Antonio Maceo, de Fidel y de Raúl.

Excepto la representante norteamericana que habló para justificar lo injustificable, todos los que subieron al podio de la Asamblea General reconocieron la nobleza de Cuba y de su pueblo, la valentía y el coraje de no ceder ni un ápice al principio de justicia social logrado a partir del triunfo revolucionario de MIL 959, que nos dio el derecho de ser libres, soberanos e independientes sin la tutela de nadie.

El canciller cubano Bruno Rodríguez Padilla, al presentar el Proyecto de Resolución que se sometería a votación lo dijo bien claro, que hablaba para decir lo que muchos quisieran decir y no pueden por temor a las represalias del gobierno de Estados Unidos, y lo cual es perfectamente comprensible, porque el imperio no tolera desafíos y más si son naciones pobres.

Las palabras del canciller cubano fueron interrumpidas varias veces por aplausos de los presentes, cosa inusual en la asamblea, lo que fue una muestra más de que el mundo está con Cuba, y de las verdades que la representante norteamericana, en ese triste papel, debió escuchar y callar del pequeño David arremetiendo contra el gigante Goliat para derribarlo, como el célebre pasaje bíblico.

Son 26 ya las ocasiones que el mundo le dice NO al bloqueo y Estados Unidos desoye ese clamor; más bien, el actual inquilino de la Casa Blanca Donald Trump, ha ordenado aumentar las medidas para fortalecer más esa criminal política, que viola todos los derechos internacionales existentes, en primer lugar, los derechos humanos del pueblo de Cuba, así como los de terceros países y del propio pueblo norteamericano.

El odio del actual mandatario norteamericano podrá incrementar aún más el bloqueo contra Cuba, pero lo que sí no podrá es revertir el proceso revolucionario de nuestro país para convertirlo nuevamente en una colonia yanqui.

Señala el periodista Armando Fernández Martí, que pésele a quien le pese e pueblo cubano seguirá su camino de victoria con bloqueo o sin bloqueo, inspirado en el legado que nos dejó el Comandante en Jefe Fidel Castro, de no ceder en uno solo de nuestros principios de libertad, soberanía e independencia y defenderlo a toda costa y costo. Eso, que nadie lo dude.

Discurso de Bruno Rodriguez


miércoles, 11 de octubre de 2017

Primer combate de Céspedes en Yara

Hace 149 años, en la noche del 11 de octubre de 1868, poco más de 24 horas después del alzamiento de La Damajagua, llegó Carlos Manuel de Céspedes con su bisoña tropa independentista  al poblado de Yara, de unos 600 habitantes, donde radicaba una pequeña guarnición de soldados colonialistas que no contaban con fortificaciones para su defensa.

Céspedes envió emisarios a que se entrevistasen con el jefe de la plaza, el Capitán Riera, para que no ofreciera resistencia a la entrada de la tropa cubana al poblado, el cual aceptó inmediatamente la proposición pues sabía que por el camino de Bayamo a Yara avanzaba una columna española que se encargaría de enfrentar a los insurrectos, malamente armados y desconocedores de la más elemental disciplina militar.

La entrada de los independentistas a Yara se hizo de forma triunfal dando gritos de ¡Viva Cuba libre!, mientras que la columna española, que ya había llegado al poblado, se emboscó en la iglesia y en los portales de la plaza pública recibiendo a los rebeldes con cerradas descargas de fusilería, casi a boca de jarro.

El inesperado ataque de los soldados colonialistas provocó la rápida dispersión de los cubanos en todas las direcciones. Teniendo en cuenta la superioridad numérica del enemigo, Céspedes se vio obligado a ordenar la retirada de su inexperta tropa.

Es célebre la anécdota histórica de que ante este primer fracaso, Carlos Manuel de Céspedes reunido con un reducido grupo de once compatriotas escuchó la frase derrotista de: “¡Todo está perdido!”, y alzando su voz impetuosa expresó: “Quedan 12 hombres, bastan para hacer la independencia de Cuba”.

Después de sufrir su primera derrota en Yara, Céspedes se dedicó a reorganizar su fuerza dispersa y al amanecer del siguiente día, 12 de octubre, se reunión en el lugar conocido por las Sabanas de Cabagán, con un valioso refuerzo de 300 hombres encabezados por el dominicano Luis Marcano poseedor de conocimientos militares, quien fue nombrado jefe de operaciones con el grado de Teniente General.

Pronto aquel primer gran revés de Yara se convertiría en la primera gran victoria de la revolución con la toma de Bayamo nueve días después, pero sobre todo, las llamas de la revolución de La Demajagua se extendieron pronto a todo el Oriente cubano, que secundó el grito de ¡Independencia o Muerte! dado por Carlos Manuel de Céspedes al amanecer del glorioso 10 de octubre de 1868.

Discurso Eusebio Leal Spengler, historiador de La Habana en Santa Ifigenia


Buena Fe canta a la Universidad de Oriente


miércoles, 23 de agosto de 2017

Federadas y su 57 aniversrio



Hace 57 años, el 23 de agosto de MIL 960, en el teatro de la CTC Nacional, en La Habana, se constituyó la Federación de Mujeres Cubanas como resultado de la unificación de todos los sectores femeninos existentes en el país, para convertirse en una fuerza decisiva para nuestra revolución.

Al resumir esa plenaria constitutiva de la FMC, el Comandante en Jefe Fidel Castro expresaba: “Este paso que han dado las mujeres cubanas es solo una victoria más de nuestro pueblo, una fuerza más de nuestro pueblo (…), una fuerza organizada una tremenda fuerza social y revolucionaria”

El tiempo transcurrido desde entonces y la posición que hoy alcanzan las mujeres cubanas en el acontecer de la vida de nuestro país, en todos los aspectos, confirma la clara visión de Fidel al crear la FMC hace 57 años para sumar a la revolución una fuerza poderosa, firme y leal, que sin chovinismo de ningún tipo, no puede disponer otro país del mundo.

Necesario es recordar qué era la mujer en Cuba antes de MIL 959. Unas pocas cifras bastarían para saberlo. En un país con unos SEIS MILLONES de habitantes las féminas constituían solo el 12 por ciento de la fuerza laboral en empleos poco importantes y malamente remunerados, además de existir unas 100 MIL prostitutas y cientos de miles de mujeres categorizadas como empleadas domésticas, que no eran más que simples criadas al servicio de la burguesía.

57 años después con unos ONCE MILLONES de habitantes, casi la mitad mujeres, Cuba puede sentirse orgullosa de contar con más de UN MILLÓN 700 MIL trabajadoras que constituyen el 49 por ciento de la fuerza laboral activa en el sector estatal de la nación, así como el 66 por ciento de la fuerza profesional y técnica, el 56 por ciento de las científicas, constituyendo además, mayoría en sectores tan importantes como la salud pública y la educación, mientras que representan el 48 por ciento de los integrantes del Parlamento.

De no haber sido por la Federación de Mujeres Cubanas, por su mejor aliado Fidel y por la entrañable Vilma Espín Guillois, su más firme y entusiasta guía, las mujeres cubanas no hubieran ganado tanto derecho, conquistado a base de sacrificio, capacidad e inteligencia, para que el país exhiba una correlación de fuerzas entre la mujer y el hombre que pocas naciones del orbe pueden tener.

Pero todavía las mujeres cubanas tienen mucha tela por donde cortar y no obstante lo alcanzado en estos 57 años, faltan aún peldaños por escalar, objetivos y subjetivos, que no se pueden vencer a través de leyes porque están muy ligados al machismo.

Señala el periodista Armando Fernández Martí que vencerlos, es la principal tarea que hoy tienen nuestras féminas. Lo más difícil, hacerse útil, ocurrió hace 57 años con la creación de la FMC. Para ellas el futuro es inimaginable. Conquistarlo será el mejor homenaje siempre a Fidel y Vilma que tanta confianza tuvieron en la mujer cubana.

jueves, 3 de agosto de 2017

Cuando el Segundo Frente recibe el nombre de Frank País García



Después de poco más de cuatro meses de constituirse el Segundo Frente Oriental, un día como hoy 3 de agosto pero de 1958, las tropas rebeldes que operaban en ese territorio recibieron oficialmente el nombre de Frank País García de acuerdo a lo dispuesto por la orden militar número 40 firmada por el Comandante Raúl Castro Ruz, jefe del Frente.

De esa forma, el mando rebelde del Segundo Frente rindió merecido homenaje a Frank País Garcia, asesinado un año atrás en Santiago de Cuba por fuerzas represivas de la tiranía, teniendo en cuenta que una de las aspiraciones del joven revolucionario santiaguero fue la creación de un segundo frente rebelde en las montañas de la Sierra Cristal.

Recordemos que el Segundo Frente Oriental fue constituido el 11 de marzo de 1958 con la llegada a Piloto del Medio, un legendario paraje de la Sierra Cristal, de los 67 combatientes que integraron la Columna 6 del Ejército Rebelde Frank País García al mando del Comandante Raúl Castro.

En esa ocasión Raúl expresó: “Sabemos que empezar un segundo frente es cosa difícil, máxime cuando aquí no tenemos a Fidel. Pero guiándonos por la fe de éste que nunca se da por vencido y el espíritu de Frank estamos seguro que podemos hacer las cosas bien”.

El propio Comandante en Jefe Fidel Castro diría después: “el Segundo Frente Frank País García fue modelo de organización y eficiencia y jugó un papel de extraordinaria importancia estratégica en nuestra guerra”.

Lo cierto es que durante la guerra de liberación nacional el Segundo Frente Oriental Frank País García, dirigido por el Comandante Raúl Castro, fue un modelo de organización, tanto militar como civil, poniéndose en funcionamiento un Estado Revolucionario dentro de la República, que llegó a extenderse por 12 mil kilómetros cuadrados.

En el territorio del Segundo Frente en sus nueve meses de constituido se libraron 247 combates de importancia, se efectuaron los Congresos Campesino y Obrero en Armas, se construyeron 19 hospitales y decenas de escuelas, que fueron la base de lo que es hoy ese territorio: Un pujante municipio del la provincia Santiago de Cuba que rinde homenaje a quienes lo crearon y al glorioso nombre que lleva, Frank País García.