jueves, 29 de septiembre de 2011

Segunda intervención norteamericana en Cuba


Por Armando Fernández Martí

El 29 de septiembre de 1906, hace hoy 105 años, se produjo la segunda intervención militar norteamericana a Cuba, a solicitud del entonces Presidente de la República, Tomás Estrada Palma, incapaz de controlar un conflicto interno que estalló en la capital, ante sus pretensiones de reelegirse como mandatario de la Isla.

Amparado en el Artículo 3 de la Enmienda Platt, que autorizaba a Estados Unidos intervenir militarmente en Cuba cuando lo estimase conveniente, Washington ordenó inmediatamente el envió de varios de sus navíos de guerra a la isla y unos 13 000 marines, que desembarcaron por los puertos de Cienfuegos y La Habana ara controlar la situación interna.

En una de estas naves viajó el propio Secretario de Estado norteamericano, William H. Taff, quien trató de poner de acuerdo a Estrada Palma con los insurrectos y al no lograrlo, ordenó la intervención militar y él mismo se hizo cargo del Gobierno de Cuba, siendo sustituido posteriormente por Carles Magoon.

Esta segunda intervención militar de Estados Unidos en Cuba, se extendió del 29 de septiembre de 1906 hasta el 28 de enero de 1909, es decir, dos años y cuatro meses, no resolvió ninguno de los problemas fundamentales del país, dedicándose a realizar acuerdos politiqueros y derrochar el dinero del tesoro público.

Como es de suponer, el pueblo cubano de aquellos primeros años de la República, se opuso tenazmente a la nueva intervención norteamericana pero nada pudo hacer, participando en un proceso de elecciones para elegir a otro Presidente, José Miguel Gómez, el cual era apodado “El Tiburón”.

Todo lo anterior fue historia, porque desde el Primero de Enero de 1959 los cubanos somos libres y soberanos y nadie, de ninguna forma, puede decidir en nuestro destino. Ejemplos para confirmarlo sobran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada